“Pizza Pot Pie” una experiencia obligatoria si va a Chicago.

Como muchos de ustedes, soy de esos seres que entienden los gustos de las Tortugas Ninja y comparto su amor por la pizza, y ya que me considero alguien que siempre está dispuesto a probar novedades gastronómicas, me vi obligado a embarcarme en un viaje a mi ciudad favorita de Estados Unidos para encontrarme de frente con un plato que varios catalogan como “infaltable para alguien que disfruta de la pizza”.

Ubicado en el corazón del “Lincoln Park” de Chicago, se encuentra un restaurante que se ha vuelto icónico en la ciudad de los vientos, no solo por la famosa “Pizza Pot Pie” que ansiosamente mi paladar quería conocer, sino por el lugar en el que se encuentran sus instalaciones.

Suscríbete a mi canal de Youtube.

Abriendo por primera vez en abril de 1972, el “Chicago Pizza and Oven Grinder Company” es una edificación pequeña que como muchos sitios que mantienen sus estructuras clásicas, te exige bajar un poco de la altura del suelo para visitarlo.

foto 11-10-16, 6 09 17 p.m.

Entrar no hace parte del concepto de prontitud, atendiendo a su alta demanda, el restaurante siempre cuenta con una extensa fila sin importar la hora; yo por ejemplo fui a las 4:30 pm de un día martes y tuve que esperar más o menos 2 horas para entrar (cosa que jamás habría hecho sino es porque la ocasión lo exigía), así que lo recomendable es llamar con varios días de antelación para lograr una reserva y con mayor razón si se quiere visitar en un fin de semana.

Una vez dentro del sitio noté algo que llamó mucho mi atención, estaba entrando en un lugar oscuro y estrecho que no tenía aspecto de restaurante sino más bien de taberna, luces que eran proveídas por faroles, asientos de madera que encerraban las mesas de igual material, espacios pequeños como los muestran películas de siglos pasados en los clásicos pubs de antaño y una barra de donde salen todas las bebidas que lucía como salida del viejo oeste me indicaban que no podría haber sido siempre un lugar familiar para cenar. No pude esperar y empecé a investigar un poco mientras aguardaba por mi mesa.

int_200-3

Resulta que aunque el edificio en donde se encuentra el establecimiento se quemó por completo en un grave incendio en noviembre de 1971, su dueño, un abogado de la época llamado Albert Beaver, decidió reconstruirlo invirtiendo 150.000 dólares para dejarlo con el aspecto que tenía antes. Pero hay algo más, existe una leyenda popular que ha acompañado durante años a los chicaguenses; Se dice que el edificio del “Chicago Pizza and Oven Grinder Company” está directamente enlazado con la llamada “Saint Valentine’s Day Massacre” ocurrida el 14 de febrero de 1929 cuando los hombres de Alphonse Gabriel Capone o “Al Capone” como lo conocemos todos, masacraron a disparos a los integrantes de la organización criminal de los “North Side Gang” por ser estos su competencia dentro del negocio ilícito del tráfico de alcohol (sin lograr eliminar a su líder y objetivo principal; Bugs Moran), sucesos estos que ocurrieron justo en la misma calle, sirviendo la taberna que se encontraba ahí como la guarida de los asesinos comandados por “cara cortada” y siendo ese el lugar desde donde presuntamente se planificó el atentado.

Una vez ilustrado y metido completamente en el mood del lugar, me llegó el turno de tomar una mesa y ordenar. Aunque el menú cuenta con varios tipos de platos como sándwiches, ensaladas y antipastos, estaba ahí como muchos por su famosa “Pizza Pot Pie”, una delicia  que en español sería algo así como “Pizza Olla Pastel” y como su nombre lo dice, es una gran olla voluminosa de queso compuesta principalmente por tres bases de masa siciliana, una salsa casera e ingredientes tales como salchichas o champiñones que varían dependiendo del gusto del comensal.

Tiene 2 tamaños, la media y la completa, la media tiene un valor de aproximadamente 12.75 dólares, mientras que la segunda está por los 25.50 dólares.

De entrada se puede pedir un pan mediterráneo, que es una gran tortilla llamativa con ingredientes que según me dijeron ese día “son secreto de la casa” pero que parece ser perfecta para acompañar un buen vino. A decir verdad yo no lo disfruté mucho, pero no se si se trataba de mis ansias por probar la pizza lo que no me permitieron saborearlo como era.

La pizza es fabulosa, los sabores italianos son tal y como te lo prometen y por su volumen, ni el más glotón podría emitir quejas. No mentiré diciendo que ha sido mi mejor pizza, pero sin duda es una experiencia 100% recomendada y es una visita obligada si se está en Illinois.

De mi puño y letra.

Guanaweb

[Lea también: Un café en el rascacielos más alto de Latinoamérica]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s